En los últimos años, nuestra forma de desplazarnos ha cambiado radicalmente al multiplicarse los servicios de transporte compartido y de uso compartido de automóviles.

En este panorama de movilidad tan diferente, los fabricantes de automóviles se han dado cuenta de que ellos también deben adaptar su oferta si no quieren quedarse relegados al papel de fabricantes de hardware. Así es como nació el servicio de uso compartido de automóviles Share Now, una empresa conjunta de Daimler AG y BMW Group que se desarrolló a partir de los antiguos servicios independientes de estas empresas, car2go y DriveNow. 

Con sede en Berlín y una oferta de servicios en 16 grandes ciudades de ocho países de Europa, Share Now necesita una sola aplicación para poner a disposición de los conductores una flota de 20.000 vehículos, que pueden alquilarse por minuto, hora o día —con su seguro, combustible y mantenimiento— y después depositarse en un lugar de la ciudad. 

A la conquista de todas las ciudades

Lo que empezó como un proyecto interno de la empresa de automoción Daimler se transformó rápidamente en una "startup" que ofrecía un servicio IoT para la flota de vehículos de su matriz. Librarse de la responsabilidad de crear su propia infraestructura informática no eximió a Share Now de otro desafío técnico: la escalabilidad, que ha sido siempre su principal preocupación.

Erik Bak-Mikkelsen, director de operaciones en la nube de Share Now, lo explica de esta forma: "Para entrar en este negocio es fundamental tener capacidad de crecimiento, puesto que tienes que conquistar todas las ciudades antes de que lleguen a ellas tus competidores, que no solo proceden de la industria del automóvil, sino también del transporte público e incluso de empresas informáticas como Google. Todo el sector de la movilidad —que mueve decenas de miles de millones de dólares— está en plena transformación, y todos quieren su parte del negocio".

Una estrategia de nube "agnóstica" que agiliza el suministro de los servicios

Para tener las cartas a su favor, Share Now trasladó enseguida su entorno informático a la nube. Sabía que para implementar el software de una forma rápida y eficaz necesitaría servicios en la nube que, según las necesidades de cada proyecto, ofreciesen una calidad óptima, el mejor precio, la mayor velocidad posible o la máxima capacidad, por lo que adoptó un enfoque "agnóstico" en lo que respecta a la nube. 

En la actualidad, esto significa utilizar principalmente Amazon Web Services (AWS) e IBM Cloud para la plataforma en la nube de Share Now, junto con un sistema de gestión de contenedores de Kubernetes que se ocupa de administrar, redimensionar e implementar los aproximadamente 90 microservicios que componen la mayor parte de su entorno. Share Now también utiliza Elastic Kubernetes Services (EKS) de Amazon e IBM Kubernetes Service para la gestión de contenedores, además de Puppet para la administración de configuraciones y Terraform para el suministro.

El objetivo: conseguir una observabilidad integral

En el núcleo de todo esto se encuentra la plataforma de observabilidad de New Relic, con la que Share Now supervisa todo su negocio digital.

En palabras de Stephan Kaufmann, DevOps Chapter Lead de Share Now: "Antes, cuando solo tenías una aplicación monolítica, podías controlarla en Java Virtual Machine o con otro software. Pero en una arquitectura de microservicios necesitas programas que vigilen las interacciones entre todos estos servicios. New Relic proporciona exactamente esa información detallada que nos permite entender el rendimiento de la aplicación de una forma más amplia. Por ejemplo, ¿es la conectividad entre los microservicios A y B lo que causa el problema que ralentiza el tiempo de respuesta o es mi propia base de datos o bien un componente de la infraestructura? Con New Relic, responder estas preguntas es fácil".

"Antes, cuando solo tenías una aplicación monolítica, podías controlarla en Java Virtual Machine o con otro software. Pero en una arquitectura de microservicios necesitas programas que vigilen las interacciones entre todos estos servicios. New Relic proporciona exactamente esa información detallada que nos permite entender el rendimiento de las aplicaciones de una forma más amplia".

Stephan Kaufmann, DevOps Chapter Lead, Share Now

 

Como muchas otras empresas actuales, Share Now utiliza métricas, eventos, registros y rastros para facilitar la toma de decisiones y mejorar su negocio. Esto se debe a que, cuando se usan clusters Kubernetes de varias nubes, entornos de aplicaciones para clientes y de backend, y enormes volúmenes de datos de trabajo, supervisar una serie de métricas de un conjunto de herramientas desconectadas ya no es suficiente.

Gracias a New Relic, ahora Share Now puede conocer, a través de una sola plataforma la relación entre todas sus aplicaciones, servicios subyacentes y sistemas, lo que ayuda a reconocer las dependencias entre organizaciones y permite resolver los problemas en un abrir y cerrar de ojos —puesto que no solo se detecta el problema, sino también su causa—.

Análisis de datos en tiempo real

Para una empresa como Share Now, que procesa un alquiler nuevo cada segundo, el análisis de los datos en tiempo real es absolutamente imprescindible, dice Bak-Mikkelsen. "Es necesario llevar un seguimiento de nuestros clientes a través de sus teléfonos inteligentes y estar al tanto de sus necesidades de transporte, para así estar seguros de que tenemos vehículos cuando y donde hacen falta. Al principio utilizábamos New Relic para hacer una monitorización tradicional del tráfico a través de Internet y las aplicaciones web, pero ahora lo utilizamos para controlar nuestra telemática, la conectividad de nuestros vehículos, el espacio que ocupamos en la red GSM y ese tipo de cosas. Lo usamos en cualquier lugar donde tenemos datos en formato de texto o numérico que se puedan analizar".

Como es natural, esto no sería posible si New Relic no fuera lo suficientemente fácil de utilizar como para que todos los empleados de la empresa —no solo los equipos de tecnología— tengan acceso a los datos que proporciona. 

"Cuando redimensionamos nuestros sistemas o introducimos nuevos servicios, utilizamos New Relic para garantizar la calidad y para satisfacer nuestra curiosidad respecto al funcionamiento de los servicios o sistemas —explica Bak-Mikkelsen—. Pero esto solo es el principio. Muchas veces los departamentos cuentan con paneles que se ejecutan en monitores en segundo plano, con recarga automática, tan solo para llevar un seguimiento del desarrollo. En estos casos, New Relic es muy parecido a un "ticker" de la bolsa de valores".

Información de utilidad sobre toda la empresa 

Según Bak-Mikkelsen, ahora los usuarios de equipos como el de "business intelligence" o contabilidad pueden crear fácilmente paneles de New Relic para recopilar y analizar datos relevantes. Y esto hace que las partes interesadas de Share Now obtengan información que antes era inimaginable. 

"Con New Relic todo lo que tenemos que hacer es poner los medios necesarios para asegurarnos de que la plataforma se está ejecutando —dice Bak-Mikkelsen—. Este es el cambio de paradigma más importante y significativo con respecto a las herramientas tradicionales de análisis y generación de informes: aunque esas herramientas sirven para este trabajo, son estáticas, no activas. Usar New Relic es como cambiar una guitarra acústica por una guitarra eléctrica".

"Con New Relic todo lo que tenemos que hacer es poner los medios necesarios para asegurarnos de que la plataforma se está ejecutando. Este es el cambio de paradigma más importante y significativo con respecto a las herramientas tradicionales de análisis y generación de informes: aunque esas herramientas sirven para este trabajo, son estáticas, no activas. Usar New Relic es como cambiar una guitarra acústica por una guitarra eléctrica".

Erik Bak-Mikkelsen, Head of Cloud Operations, Share Now

 

 

Clientes satisfechos y operaciones más fluidas

Como es de esperar, ahora que los problemas se resuelven con más rapidez Share Now ha conseguido una mejora exponencial de la experiencia de sus clientes, gracias a la observabilidad de la aplicación y de su infraestructura que se obtuvo desde que adoptó New Relic. El resultado es que el equipo de DevOps está consiguiendo aumentar también su propia productividad.

Según Kaufmann, "cuando podemos proporcionar a nuestros desarrolladores las funciones necesarias para reconocer inmediatamente cómo experimenta el cliente nuestra aplicación en tiempo real, obtenemos un sistema de alarma rápida que nos permite solucionar los cuellos de botella antes incluso de que los clientes puedan notarlos. Los desarrolladores ya no necesitan resolver una concatenación completa de problemas, sino que solo tienen que mirar en New Relic".

Esto, a su vez, deja a los equipos de Bak-Mikkelsen y Kaufmann la libertad que necesitan para poder concentrarse en el negocio principal de Share Now, explica Bak-Mikkelsen. "La monitorización de la plataforma antes era un proceso muy complejo: había que instalar y configurar un software para agentes y se necesitaban conocimientos específicos del componente que se estaba supervisando. New Relic, por su parte, es casi como un bote de spray: está listo para usar sin necesidad de configuración, y los empleados pueden dedicarse a desarrollar funciones y aportar valor en lugar de perder tiempo configurando la herramienta de monitorización".